Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Oscar Demmer: "El Cuchuflí me dejó un legado"

Autor: Miguel Angel Moya
Su criador comentó las cualidades de este longevo ejemplar, que falleció cuando estaba por cumplir 38 años de edad.

El martes 2 de octubre y a la longeva edad de casi 38 años, falleció Cholitay Cuchuflí , un hijo de Inocente (As de Oro-Garnica)  y Canción (Campesino-Piocha II), nacido el 8 de diciembre de 1980 (N° Inscripción: 80903), convirtiéndose en una pérdida irreparable para Oscar Demmer Hofmann, su criador y propietario.

En conversación con Caballoyrodeo.cl, Oscar Demmer Hofmann, dueño del Criadero Cholitay,  algo más recuperado con el transcurso de los días, comentó el significado de esta pérdida, señalando: "Cholitay Cuchuflí ha sido parte de mi vida; tenía la edad de mi hijo Ricardo, quien nació dos meses antes. Después nació este lindo potrillo. Finalmente, fue toda una historia porque ese caballo siempre quedó postergado, no por un tema físico ni nada, sino que quedó postergado por el hecho de que en eso años yo estaba comenzando y me dedicaba al trabajo de los caballos y a la pega de campo propiamente tal".

"Entonces, no había tiempo para él. Se amansó y quedó tirado. A los diez años recién se empezó a correr, pero al tiro hubo frutos. Puedo decir que lo trabajé yo y fue muy poco trabajo; corría atravesadito  al tiro, le gustaban los toros. La gente de acá del Sur sabe, lo vio y sabe lo que significó ese caballo, sobre todo para mí".

Agregó que en ese tiempo acolleró al Cuchuflí con el Cachiporra, "que era un primo hermano. Los dos de cola blanca. El Cachiporra era propiedad de don Rubert Gaedicke Hornig, quien fue mi último compañero de corridas, antes de fallecer don Rubert".

Respecto de la campaña cumplida por el Cuchiflí, señaló que tiene una prédica, enunciándola: "Si los caballos no consiguen llegar al primer Clasificatorio por A, B, C motivos, entonces se quedan en la casa y hasta el otro año, porque usted sabe que este es un tema caro. Yo nunca le di las oportunidades, nunca le compré un potro que lo acompañara bien. Corría con una yegua que fue de mi propiedad. Llegamos al Clasificatorio de Temuco, estuvimos a un punto de entrar en la Serie Mixta, no entramos.  Ahí nos vinimos a casa; en esos años había tres Clasificatorios".

Imagen foto_00000001

"Después llegó con un hijo suyo, el Cuchicheo, que también hoy día es muerto, a San Carlos. También por una vez. No recuerdo más, pero tuvo sus campañas muy limitadas, muy cortas, por un tema siempre de pega. La verdad que mi vida ha sido, seguramente como la de mucha gente, de querer hacer cosas, pero no tiene el tiempo suficiente. Es así cuando uno trabaja caballos, los corre y también trabaja en las labores del campo, no queda tiempo para lo otro", afirmó.

No obstante aquello, siente que Cuchuflí fue generoso con él, expresando: "Todo lo que yo tengo, excepto una yegua pariendera, es de él. Tengo hijas corriendo, un hijo corriendo, el único potro que me queda de él, que se llama Mucho Cucho. El año pasado estuvo en dos rodeos y este año lo llevé a Puerto Varas. Tiene su edad también, ya tiene 13 años, pero está como cachorro nuevo".

Contó también que esta Temporada está corriendo con Claudio Escanela, "un amigo del Norte que se vino a radicar acá. Este año partimos corriendo caballos míos; tengo dos colleritas, una es la del Mucho Cucho y Jade, una mixta de potro y yegua y dos nietas del Cuchuflí, una se llama Cizaña y la otra, Protegida. Así que vamos a ver qué pasa".

La nostalgia y su cariño inmenso por el extinto potro vuelven a manifestarse, cuando le decimos que seguramente el Cuchuflí tiene un lugar importante en su corazón.

"Total, aquí fue tremendo la muerte de este caballo porque toda la afición del Sur lo conocía. Yo incluso prácticamente no podía hablar del tema. Hoy día estoy más tranquilo; mi familia es de tener animalitos, perritos, caballitos. Entonces, es un tema que hay que vivirlo para darse realmente cuenta de la importancia que pueda llegar a tener un animal. Más que por los años, es por haberlo tenido", expuso.

"Es una historia que ha continuado de muy buena forma, puesto que de todos sus hijos y nietos que me dejó, no me ha salido ninguno que haya que desecharlo; todos firmes. Mire, el otro día estuvo aquí en el Criadero mi amigo Felipe Mohr, que es el veterinario aquí en Puerto Montt. Vino a la casa por un tema puntual: para que me revisara unas yeguas que quería cubrir. Le dije, mi amigo, me conoce poco, usted es famoso, pero tengo que decirle que soy un mal cliente. ¿Por qué será eso?, me preguntó. Porque aquí no hay problemas con los caballos, le dije. Excepto ahora porque quiero asegurar cubiertas con el potro que me va quedando. Entonces, vamos a revisar por primera vez las yeguas", contó.

"Pocas veces se hizo, pero no hay problemas de manos, de patas, de ningún tipo. Entonces, uno como cliente es malo. Yo tengo amigos que cada 15 días, todas las semanas, les están revisando caballos, que la patita, que anda manco, que la lengua y qué se yo. Entonces, en ese sentido también el Cuchuflí me dejó un legado porque no me hace gastar en su descendencia. Y siempre ha sido igual", concluyó, quizás todavía observando a través de una ventana de su casa, a su noble caballo en el campo.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital