Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Ricardo de la Fuente y el Nacional de 1980: Fue una felicidad enorme, cada vez que lo recuerdo me emociono

Autor: Miguel Angel Moya

Foto: Anuario 1980 de la Federación del Rodeo.

Hace 40 años y corriendo con Enrique Schwalm, logró su tercer título nacional en Vespertino y Estribillo.

- [Video] Historias del Champion de Chile, capítulo IV: 1980

- [Clásico de nuestros Anuarios] Un consagrado Ricardo de la Fuente y un joven Enrique Schwalm, los Campeones de Chile en 1980

Hace 40 años (1980 a la fecha), en la vieja Medialuna de Rancagua, que se llenaba hasta las banderas y se estremecía con el bullicio del público que la llenaba completamente, Ricardo de la Fuente y Enrique Schwalm ganaron el Campeonato Nacional de Rodeo. Los representantes de la Asociación Osorno se quedaron con el título máximo al sumar 22 puntos en Vespertino y Estribillo, superando a las más destacadas colleras de la época.

Hoy estamos en abril del 2020 y a 40 años de aquel hecho, Caballoyrodeo.cl conversó con uno de sus protagonistas, con Ricardo de la Fuente Riveros, tres veces Campeón de Chile, destacado como el mejor Jinete del Siglo XX y actual presidente de la Asociación Osorno.  En ameno diálogo, el destacado jinete, también conocido como "Cacaro" de La Fuente, recordó lo que fue aquella instancia, hablando en primer lugar de su compañero de collera en aquella gloriosa jornada corralera.

"Enrique (Schwalm) era cabrito, era jovencito. Estaba estudiando Primer Año de Veterinaria en la Universidad Austral. Era chiquito cuando yo llegué a Osorno a trabajar con su papá. Iba a trabajar caballos a mi casa; éramos muy unidos y don Alberto (Schwalm), su padre, era como otro papá para mí y yo consideraba a su hijo Enrique como un hermano chico. Don Alberto fue un hombre espectacular que aún hace falta", señaló.

 Prosiguiendo con  la historia, manifestó: "Lo que pasa que en ese tiempo  Samuel Parot terminó su Criadero (Piguchén); vendió todo lo que tenía en Osorno y don Alberto Schwalm, que era el dueño del Estribillo, me dijo: Oye, yo compro el Vespertino siempre que lo corras tú. Ya le respondí, cómprelo. Y lo compró don Alberto. El Vespertino en ese tiempo lo corría Lalo Tamayo, mi compañero de tantas andanzas. Conversé con el Lalo, quien me dio el secreto del caballo, que no era muy fácil de correrlo. Era muy potente, pero no muy fácil de correrlo", recordó.

Imagen foto_00000014

"Así que compró el Vespertino y yo empecé a ensillar los dos potros, el Vespertino y el Estribillo, que era el gran padre de ese tiempo. Un padrillo al que le poníamos todas las yeguas que pudiéramos, porque ya sabíamos lo que daba. Así que llegó el momento de los rodeos, ya estaban los caballos preparados. Al primer rodeo que salimos  nos ganamos un champion en un rodeo en Osorno. Después estuvieron parados y luego los caballos se ganaron otro champion en Puerto Octay y se completaron que creo fue con un Segundo champion", contó.

"Así nos fuimos a correr a Rancagua con mucha fe en los potros. Les teníamos mucha confianza porque eran verdaderamente buenos los dos. Eran muy potentes; era un gusto correrlos porque aunque el Vespertino era un caballo difícil, era de una potencia extraordinaria y ese tiempo los jurados le pagaban las atajadas; yo no sé si hoy día se las pagarían todas. Los potros se premiaron en la Serie Potros y después en el Champion se destaparon, sobre todo el Estribillo. A Enrique, que era mi alumno, yo lo único que hacía era darle confianza y que no le aflojara nomás. En realidad no le aflojó nunca", agregó.

Y volviendo a ese instante de gloria, allá por el año 1980, expresó: "Tuvimos la suerte de ganar el Campeonato y ganarle nada menos que a don Ramón Cardemil, quien corrió con Manuel "Farol" Fuentes. Don Ramón fue el que más nos celebró a nosotros, porque en realidad el público estaba más con don Ramón  que con nosotros. Así que tuvimos la celebración y estuvo don Ramón con nosotros. A la semana siguiente se corría el rodeo típico que se venía haciendo hace muchos años, que era el Rodeo de Los Andes, que se realizaba para la Semana Santa".

"Estábamos en la comida de celebración, don Ramón comiendo con nosotros. Y nos dice don Ramón: ¿Vamos a ir la otra semana al Rodeo de Los Andes? Ya pues don Ramón, vamos para allá, le digo. El rodeo lo hacía un tío mío, don Enrique de La Fuente, quien había comprado todos los novillos aquí en Osorno para hacer el rodeo. Entonces yo sabía que íbamos a correr muy buen ganado y fue espectacular el rodeo. Fuimos, pero ahí tuvimos la desgracia que cuando estábamos corriendo la Serie Potros en los potros Campeones, el Estribillo se jodió una pata. Ahí no más quedó; nunca más se pudo ensillar. Incluso tuvimos que sacarlo de tiro hacia afuera de la Medialuna. Fue un drama esa situación", rememoró.

Volviendo al Nacional realizado en la Monumental de Rancagua, dijo: "El Champion de 1980 fue un Champion muy bonito porque, yo por lo menos, lo celebré mucho por haberlo ganado con Enrique, quien era un niño en ese tiempo. Bueno, es como cuando uno gana; fue una tarde buena en que estuvimos los dos corriendo bien y los potros estuvieron en su mejor momento".  

También recordó como estaba el ambiente en esa antigua Medialuna de madera, indicando: "Era en la Medialuna vieja, que se llenaba de bote en bote. Se corría y uno sentía que la gente le gritaba en la oreja. Así que en verdad, era emocionante estar en esa Medialuna".

Cabe señalar que Ricardo de La Fuente ya había sido Campeón de Chile en dos oportunidades. La primera de ellas, el año 1972, corriendo con Ubaldo García en Risueño y Borrachita. Y el año 1979 ganó el título máximo con Julio Buschmann, corriendo en Agora Qué y Rastrojo. Es por eso que le preguntamos si el Campeonato del año 1980 con Enrique Schwalm fue el más importante para él.

"Por el recuerdo de haber corrido con un niño que quiero tanto y que quería tanto en ese momento, puede ser. Era como de mi familia; lo quería como un hermano más chico y es mucho el cariño que le he tenido toda la vida a esta familia. Entonces, para mí fue muy emocionante esa parte. Además, que ellos sabían lo que eso significaba para don Alberto. Todos los Champion son distintos, pero este del 1980 fue para mí una felicidad enorme. Vez que lo recuerdo me emociono", enfatizó.

"Además que con Enrique seguimos teniendo muy buena relación. Ahora su hijo se ganó el Clasificatorio de Pucón. Eso fue fantástico y ahora, al hijo de Enrique, con todo el cariño que le tengo, le voy a trabajar un potro que le regaló su papá. La otra meta es tratar que corra Enrique de nuevo este año. Es bueno para correr, pero de repente se taima y no quiere correr. Así que estamos tratando de quitarle lo taimado y echarlo a correr de nuevo. Difícil tarea, va a ser más difícil que correr el potro Vespertino", señaló sonriendo finalmente.      

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos