Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

El doctor Otto Wildner: En el campo no deben relajarse las medidas de cuidado

Autor: Alejandro Alegría Torres
El médico corralero comentó los cuidados que se deben tener por la pandemia del COVID-19 y habló de su vida huasa en diálogo con @championdechile.

El médico corralero Otto Wildner Abatto fue el segundo entrevistado del gerente de comunicaciones de la Federación del Rodeo Chileno, Juan Esteban Véliz, en el programa #quédateencasa que realiza todos los sábados en vivo @championdechile en su cuenta de Instagram. El cirujano y anestesista del Hospital El Salvador contó los cuidados que deben tener los huasos por la pandemia del COVID-19 y también conversó sobre su vida como jinete en la Asociación Ñuble.

Wildner contó su experiencia como médico frente al virus: "Nosotros dentro del Hospital hicimos un protocolo muy estricto para cuidar al personal. Además, cada vez que un médico o personal sanitario se enferma es una baja para atender pacientes. Tenemos que cuidarnos por nosotros, por la familia y por sobre todo por los pacientes. Entonces tenemos un protocolo bien estricto. Usamos dos mascarillas, protector facial y un traje que también nos protege del Covid-19. Nosotros consideramos que todos los pacientes tienen coronavirus y nos cuidamos bastante. Ha andado bien. Mi trabajo no es en la UCI, sino en el pabellón. Nos han llegado algunos pasajes con Coronavirus y los hemos tratado como tal, con los protocolos adecuados".

"Mientras que también estamos cuidándonos en la casa, tratando de salir lo menos posible y siendo lo más responsable. Por otro lado, yo soy un ciudadano común y corriente, y tengo que seguir las normas, ocupar mascarilla en la calle, el lavado frecuente de manos y mantener la distancia social no, porque estamos cerca a través de la tecnología, pero sí la distancia física de más de un metro", agregó.

Respecto a la propagación del virus, dijo: "Creo que hay mucha gente que no le dio importancia, no sé si porque tenían mucha confianza en los servicios médicos o por irresponsabilidad directamente. Este es un enemigo que no se ve, entonces la gente al no verlo, no sentir la amenaza directa y sentirse sano, no siente la necesidad de cuidarse ni de cuidar a los demás. Esta es una enfermedad social, en donde nos ataca a todos por igual, entonces tenemos que ser muy responsables con nosotros y con los otros. Hay un personaje muy antiguo que decía que 'en la actitud de cada uno está el destino de todos, en mí conducta arrastro a todos los otros hacia el bien o mal'. Por eso tenemos que ser muy responsables".

"Este es un virus, una enfermedad. Acá no vamos a ganar nada, ya perdimos. Perdimos gente, perdimos vidas, perdimos economía y perdimos nuestra libertad. Acá no va a ganar nadie, pero tenemos que salir liberados lo mejor posible mientras llegan las otras medidas surgen, las vacunas y todo eso", agregó.

Respecto a los cuidados que deben tener los huasos en el campo, expresó: "En el campo es más fácil cuidarse, pero no por eso deben relajarse las medidas. Tienen  que ser las mismas medidas. Es más fácil porque la gente está más distanciada, pero tienen que tomar las mismas medidas que se toman en la ciudad. El lavado de manos frecuente, la distancia física y el uso de mascarilla. Al principio hubo dudas del uso de la mascarilla, pero ahora se vio que sirven, sobre todo para que la persona que está infectada no contagie a los otros".

¿Está preparado el país?

Otto Wildner comentó la estrategia que ha tomado Chile para enfrentar la pandemia: "Se han usado tres estrategias para el virus. Una, la de Suecia, en el cual hay una disciplina social. Lo otro es la cuarentena total como en Argentina. Y lo otro es el sistema que se ha usado en Chile y en Corea, en el cual hay mucho testeo, vamos a buscar a los enfermos y se usan cuarentenas dinámicas. Se trata de no parar tanto la actividad e ir viendo, testeando y siguiendo a los enfermos. A esos aislarlos y tratarlos. Esas son las tres estrategias que se han seguido y vamos a ver cuál es mejor".

"Yo creo, en lo personal, que el Ministerio de Salud de Chile tiene mucha tradición, y tiene grandes equipos de epidemiólogos e infectólogos que están asesorando. Así que confío que vamos bien, pero que no tenemos que caer en el exitismo y relajar las medidas. Si queremos salir de esto, porque quedan dos o tres semanas muyduras, tenemos que exacerbar las medidas, no bajar la guardia y seguir siendo muy responsables con uno y los demás", se extendió.

Wildner dijo que lo importante es mantener una disciplina impecable: "Tenemos que ser disciplinados. En Chile tenemos varios ejemplos de ciudades que no han sido disciplinadas, como la mía de Chillán, y que están pagando las consecuencias. Tenemos que ser disciplinados, no bajar la guardia, seguir con el lavado frecuente de manos, el uso de mascarillas y el distanciamiento físico".

Sobre el riesgo mortal de la enfermedad, comentó: "La gran mayoría de la gente, el 80 por ciento pasa sin ningún problema. Después hay un porcentaje que se complica, otros que se van a hospitalizar. No todos van a ventilador, si no una pequeña parte. Los factores de riesgo son la edad y las enfermedades asociadas. Obesidad, tabaquismo, enfermedades pulmonares sobre todo, hipertensión, diabetes, todo eso va agravando el cuadro y hace que la persona sea más débil frente al virus. Pero una pequeña parte será hospitalizada y una pequeña parte de esa requerirá ventilador, y muchos de esos van a salir".

Imagen foto_00000015

"Acá lo que tenemos que lograr es aplanar la curva para que los enfermos que van necesitando ayuda médica más especializada, la tengan. Porque todo el mundo habla del ventilador, pero alrededor de eso hay un equipo médico que está muy bien entrenado, enfermeras, paramédicos y médicos que tienen un entrenamiento acabado de cómo usar un ventilador. El ventilador es un instrumento, no salvará a los enfermos, pero si no están, será más difícil. Se trata de que a medida que se van enfermando algunos, van saliendo otros, cosa que a nadie que necesite ventilador, le falte", agregó el doctor.

Wildner dijo que el personal médico es la última línea en la batalla contra el virus: "Todos somos la primera línea, pero nosotros somos la última línea. La medicina y sobre todo la UCI, la medicina más avanzada y compleja, es la última línea. Después de esa medicina, no hay nada más. La primera línea somos todos nosotros, los ciudadanos, con su actitud y disciplina, esa es la verdadera primera línea ante el virus".

Respecto a las dificultades del virus para el personal médico y la posibilidad de querer renunciar a esta batalla, manifestó: "'No es el momento de tirar el traste pa' las moras', como dicen los huasos, 'hay que aperrar'. Lo que yo he visto, porque no he andado recorriendo hospitales, solamente mi hospital y las unidades de urgencia en que trabajo, es que el personal médico está muy comprometido. Nadie ha tratado de eludir su responsabilidad, desde quien hace el aseo, hasta el médico. Pasando por quienes hacen aseo hasta los médicos, todos están comprometidos en sacar esto adelante. No he visto flaquezas".

"Lo que yo he visto cuando voy al  hospital es que están todos siguiendo las normas, trabajando y nadie está cuestionándose por qué estoy acá, voy a renunciar. He visto mucha moral y entereza del personal, de todos. Lo que sí he visto es que siempre hay que hacer mucho esfuerzo. He visto que gente con su irresponsabilidad están cooperando en contra. A esas personas hay que decirles que sean responsables. Eso no se ve, pero está. Es bien difícil explicarle a una persona que se siente sana, activa y con fuerza que puede contagiar a otra persona, eso ha sido difícil explicarlo. A ellos les gustaría sentir que el esfuerzo que hace el personal sanitario sea correspondido con el esfuerzo que hacen las personas. Sería bien importante que la población, la primera línea, esté haciendo un esfuerzo grande", argumentó.

El rodeo y la amistad huasa

Otto Wildner es socio del Club Chillán y disfruta mucho del rodeo, tratando de correr todos los fines de semana que viaja al sur.

Consultado desde cuando no corre, dijo: "Desde febrero y tampoco he montado más. Iba a volver a entrenar para la Temporada Chica, pero apareció esta pandemia. Pandemia viene del griego pan, sobre demia, que significa pueblo. Es algo que está por encima de todo el pueblo y ataca a todos por igual. Hace poco murió el presidente y dueño del Banco Santander de España y la hija dijo que murió pidiendo aire, eso es gratis y no lo tuvo no más. Se agrava una pequeña parte de la población, el cinco por ciento de la población se va a agravar. Gran parte de la población lo va a pasar como un resfriado común y corriente, una gripe fuerte. Pero para los que se agravan, cuando uno está conectado a un ventilador da lo mismo donde esté, es de lo más democrático que hay. Puede estar en la clínica más elegante, pero el tubo es el mismo que le pondrán en el hospital más vulnerable".

Respecto a sus resultados en las quinchas, comentó: "Soy de esos corraleros que corren el primer animal y se parten a inscribir a la siguiente serie (risas). De vez en cuando clasifico para la Serie Campeones y todo, pero nunca he estado en un Clasificatorio. De repente hago algunos puntitos y he bailado algunas cuecas, pero no las suficientes. Pero soy de la gran masa corralera, de esa mayoría que cuando ataja lo comenta con todos sus amigos".

"Uno esto lo hace para competir y entretenerse, es nuestra afición y lo hago con el mejor de los ánimos. Me encanta correr, me encanta atajar y si resultan las cosas, bien. Me gusta hacer las cosas bien y trato de seguir mejorando. Desgraciadamente, como vivo en Santiago, prácticamente me entregan el caballo en el apiñadero, entonces no tengo tiempo de entrenar. Cuando no estaba en Santiago, andaba mejor", añadió.

Imagen foto_00000001

Respecto a sus caballos regalones, dijo: "Don Milo, un hijo del Qué Pinta, que tengo ahora. Mientras que el regalón, con el que salgo en la foto, se llama Espaldarazo y es hijo del Espejismo del Criadero Laderas del Llanquihue. Esos son mis caballos. Ahora corro un manquito que es hijo del Qué Pinta. Quiero a todos los caballos, aunque hay unos que me gusta más correrlos. Todos los caballos de potrillos los quiero, los cuido de pequeños y es un proceso largo, ver con qué cruzarlos. Es bonito criarlos, soy bien cariñoso con los caballos. A mi hijo les he enseñado a andar a caballo y a mis nietos también".

Wildner comentó lo lindo de estar a caballo: "Andar a caballo y alejarme del trabajo, la medicina, para conversar con los amigos otras cosas. En Chillán y en varias medialunas. La que más me gusta es la de Pemuco, ahí estar a la sombra de los arbolitos y conversar con los amigos. Eso es muy agradable. Pero sobre todo aprovecho de andar a caballo, dar paseos a caballo".

"Me encanta porque salgo de la rutina, estoy en otra actividad, tengo que esperar la otra serie y es una calma muy agradable. Obviamente intento competir y si las cosas no resultan, trato de corregirme y de estar cada día mejor. Pero el compañerismo que hay, es bonito. Hay gente que va, me ve y me corrige. Es muy agradable tener esas amistades sanas, porque no tienen interés en cómo vaya, solamente lo hacen porque me quieren", agregó.

Comentó que su compañero es "Ignacio Dinamarca. Antes era mi hijo. Ahora es Ignacio Dinamarca, corralero de tradición, de Chillán y es un huaso huaso. Nos llevamos muy bien, porque yo corro con amigos, nos con jinetes profesionales. Nuestro preparador es Claudio, que es muy bueno. Nos llevamos bien, hacemos un grupo, un corral. Está Manuel Dinamarca, los Merino, gente muy agradable. En ese sentido es muy reconfortante ir para allá y no me molestan las horas de viaje".

Finalmente, destacó labores voluntarias que han realizado los huasos para aportar en la batalla contra el COVID-19: "Es una gran iniciativa que nació en Osorno, un saludo a Los Magníficos, y después prendió en otras partes. No tenemos que esperar a que venga el Estado, tenemos que tomar acciones locales y cooperar para la sociedad. La organización es muy importante, incluso más que la plata. Incluso en Santiago hay municipios que lo están financiando. Algo que nació voluntario, se está institucionalizando. El virus está en el suelo, porque cae de las secreciones y dura varias horas o días".

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos