Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Gonzalo Araneda, puro amor al Caballo Chileno

Autor: Héctor Uribe Delgado
El criador fue el representante de la Asociación Coquimbo en el Anuario 2019.

- Reportaje recopilado de la sección de las Asociaciones del Anuario de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena de 2019.

Criado en la zona de Arauco, Gonzalo Araneda formó el Criadero Malalhue en Chimbarongo, no obstante, por asuntos laborales hoy vive en Coquimbo, zona donde vio renacer a su Criadero, siempre apoyado en el amor que siente por el Caballo Chileno.

"El criadero nace en la década de los 90 en Chimbarongo y su nombre significa 'lugar de corrales'. De toda la vida yo he sido un enamorado del Caballo Chileno, sin embargo, recién pude formar mi propio criadero una vez que yo profesionalmente tenía la capacidad para sostener económicamente algo así. Eso sí, toda la vida estuve ligado al caballo, desde que nací, porque mi familia tenía campo en Arauco, y ahí comencé a andar y a conocer de este noble animal", cuenta de entrada don Gonzalo.

"El primer producto que tuve fue el Malalhue Antiquiña, yegua que era hija de La Reforma Forastera en un potro, Don Vela Rito, que era de San Vicente de Tagua Tagua, pero por motivos laborales tuve que mudarme desde Colchagua a La Serena, y tuve que liquidar mi criadero, porque no tenía la posibilidad de tener caballos, por la distancia, porque usaba infraestructura de amigos y eso me produjo una pena muy grande, alejándome prácticamente 16 años de los caballos y cada vez que tenía contacto con algún caballo sentía que era un tema que nunca pude superar, así es que me mantenía alejado", añade con cierta nostalgia.

Sin embargo, Araneda se rearmó y gracias a algunos amigos pudo darle vida nuevamente al Criadero.

Imagen foto_00000014

"Ya estando en La Serena, colaborándole a un amigo, Alejandro Aguilera, que quería correr rodeo y que andaba buscando caballos, me picó el bichito de la crianza nuevamente y es lo que estamos haciendo hoy día otra vez, y es una satisfacción, porque para mí es una forma de vivir. Es mi terapia, mi descanso, es mi todo. Y en esta nueva etapa, las personas que me han ayudado son Arturo Montory y Manuel Ignacio Mallea, dos grandes personas", explica.

"La verdad es que la crianza y el caballo chileno son muy gratificantes. Soy agricultor, sin embargo, y no tengo acondicionado para tener mis caballos. No obstante eso, a diario me preocupo de los caballos, yo los cuido, los limpio... Si ser peticero me permitiera económicamente vivir, sería el peticero más feliz del mundo", añade rebosante de alegría.

Con respecto a las sangres, Araneda tiene clara su visión: "Tengo preferencia y sigo ciertos Criaderos que han sido importantes en la historia y por eso sigo muy de cerca lo que hicieron Emilio Lafontaine y Hernán Anguita, de la zona de Arauco. También más atrás lo de don Chanca Urrutia, lo de Samuel Parot y lo que ha hecho Santa Isabel y Santa Elba", dice.

"Son un tipo de caballos muy particular y hoy Peleco ha demostrado que se andan muy bien funcionalmente y también morfológicamente, sumándole otras líneas de sangre que le dan un complemento muy bueno", argumenta Araneda, quien también se da tiempo para trabajar a nivel dirigencial con la misma pasión que muestra en la crianza.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital