Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo
¡Quédate en casa, cuidémonos!
Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Helia Alvarez, sus días entre los cuidados por la pandemia y la partida del Limosnero

Autor: Miguel Angel Moya
La ex Campeona Nacional de Rodeo advierte sobre las medidas de seguridad, pero también llora la muerte del caballo que le permitió ser la única mujer en ganar un título tan importante.

A los cuidados que se debe tener para evitar los contagios con el Covid-19, la ex Campeona Nacional de Rodeo, Helia Alvarez Rocha, la única mujer en lograr tal galardón, cuando pertenecía a las filas de la Federación Nacional de Rodeo y Clubes de Huasos de Chile, Fenaro, ahora está sumando un inmenso dolor. Días atrás falleció su Limosnero, ejemplar con el cual cosechó grandes satisfacciones y el título máximo el año 2009, en compañía de Patricio Arce en Kadafi en Domingo.

Desde su hogar en Santa Filomena (Región Metropolitana) conversó con Caballoyrodeo.cl sobre la situación generada por el Coronavirus y también habló de la pena grande por la partida de su fiel Limosnero.

"Nosotros estamos en la pura casita, con mi esposo (Tomás Calderón). Con nuestra hija (Paola Calderón Alvarez) hablamos solamente por teléfono. Su familia ha estado bien; claro que Paola estuvo complicada con el virus a comienzos de junio, pero fue del tipo asintomático. Por suerte, sólo fue ella, hicieron su cuarentena correspondiente, a los niños no les pasó nada. Afortunadamente eso pasó y no hubo mayores consecuencias. Como familia hemos estado bien, nos hemos cuidado bastante, así que seguimos encerraditos, que es lo que hay que hacer", comentó.

"Acá en nuestra casa, pese a la pandemia, no se ha acabado el cuento de los caballos. Se sigue trabajando; Tomás sigue trabajando caballos nuevos y antes de que comenzara esto de la pandemia se corrieron un par de rodeos, pero no pasó nada más allá. Y Tomás, más que correr, estuvo trabajando caballos nuevos y sigue en eso. Recibe ejemplares de gente que quiere que se los vea. Han estado llegando, gracias a Dios; no ha fallado la pega,  que era la preocupación con todo esto de la pandemia. No ha llovido, pero gotea, como se dice", expresó.

"Y estamos tomando todas las precauciones sanitarias, como corresponde. Estamos nosotros nada más y los dueños de los caballos que se están trabajando, vienen solamente cuando tienen que traer algo específico, como fardos de pasto y esas cosas. El portón de la casa pasa cerrado, yo lo abro cuando se necesita nomás.  Nosotros salimos solos a galopar aquí cerquita y no hay contacto con más gente. El teléfono es el que más funciona y uno que otro saludo de lejos con otros que pueden andar de a caballo. Tenemos cerca el corral de los Giagnoni y con ellos nos hacemos señas con las manos solamente. En general bien, nada que hacer", indicó.

Respecto de las  posibilidades de que vuelva pronto la actividad corralera, señaló: "Hay que ver qué va a pasar. El tiempo nos va a decir que va a pasar más adelante; no tenemos caballos maduros corriendo, solamente hay caballos nuevos. Entonces, sólo resta esperar qué va a pasar con ellos. Hay que darle tiempo al tiempo; la pandemia también dirá lo que va a suceder. Tomás tiene un caballo suyo como para correr, pero el otro está empezando, muy nuevito todavía. Así como le dije, el tiempo va a decir qué va a pasar más adelante".

Imagen foto_00000002

La partida de Limosnero

Pero además de los problemas y la cuarentena que trajo el virus, hay también una gran pena que anida en el corazón de la familia Calderón Alvarez y que a nuestra entrevistada le ha generado un gran dolor: la muerte de su caballo Limosnero, con el cual fue Campeona Nacional de Rodeo de la Fenaro, el año 2009.

"No me diga nada, casi me da el paro a mí.  Se nos enfermó en la madrugada del martes 28 y falleció. Nos amanecimos con él cuidándolo; por su edad, le dio un paro cardiaco. Siguió con paros, así tuvimos que decidir que descansara porque estaba sufriendo mucho. Se fue tranquilito, con harta pena eso sí; la lloramos todo, todo el día. Estuvimos como la mona; incluso mi hija Paola se pegó una arrancadita y vino a verlo. Ahora estamos reponiéndonos y el Limosnero quedó aquí en la casa, cerca de las pesebreras; lo sepultamos acá, entre unos árboles que tenemos. Así que el Limosnero no se va del corral, se quedó con nosotros", manifestó emocionada.

Contó que el Limosnero iba a cumplir 34 años en noviembre, agregando: "Era de un gran amigo, que fue de unos de los primeros que llegó a verlo cuando supo que el caballo murió. El estuvo un tiempo mal y lo vendía. Me quedé yo con él y desde ahí fue un camino  de rodeos, de premiadas; fueron muchos momentos bonitos con él. Nos dio hartas satisfacciones, que culminó el 2009 con el Campeonato Nacional de Rodeo. De hecho se le dio el descanso correspondiente, porque el 2009 fue Campeón, el 2010 fue a defender el título y ahí lo retiré y no lo corrí más".

"Estaba sanito, hasta el día que falleció. Días antes lo había guardado, estaba sin problemas, parecía potrillo; estaba muy lindo. Había solamente que cuidarlo hasta el último día, como correspondía. Fue un caballo muy fiel, supo dar todo lo que él sabía y nosotros también supimos darle todo el cariño que correspondía hasta el día que murió.  Tenemos una pena grande que no creo que se termine. Es lo más importante que hemos tenido en el corral y va a seguir siéndolo. Porque esta pena no se pasa; yo me levanto y lo primero que miro es su pesebrera. Pero está ahí, se quedó con nosotros; se le va a hacer su lápida, para que esté siempre presente", contó.

"El Limosnero fue muy importante para nosotros; varios amigos nos llamaron sintiendo su partida, a quienes se lo agradecemos y en general a todos quienes nos acogieron a mí y al Limosnero para poder participar como mujer en el Rodeo", culminó.            

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital